Qué hacer si tu hijo ve ángeles y duendes

 

¿Cuál es la mejor actitud que podríamos adoptar los padres de hoy en día. respecto al despliegue y manifestación de habilidades psíquicas que muestran hoy en día algunos niños, en todo el mundo, entre otras la capacidad de ver lo que los ojos comunes no perciben?.

Cuando pequeños solíamos imaginar e irnos al campo de la ensoñación, mientras leíamos o escuchábamos cuentos infantiles que nos narraban las abuelas, a manera de fantasías, antes de irnos a dormir. Historias cargadas de magia que fueron recopiladas de la tradición transmitida de generación en generación y consagradas por escrito, permitiendo así una difusión mayor e imperecedera, por escritores que se hicieron muy famosos como los alemanes Hans Christian Andersen (1805-1875) y los hermanos Wilhelm (1786-1859) y Jacob (1785-1863) Grimm, el francés Charles Perrault (1628-1703). Sus temas cobran vida en películas que siguen siendo muy populares entre los chicos y también entre los adultos. Dichos relatos hablan acerca de existencia de duendes en los bosques, seres voladores que dejaban estelas de luz, hadas, sirenas en los mares, fantasmas y muertos que caminan y hablan.

En muchos casos, nosotros mismos, los pertenecientes a generaciones anteriores a 1980, en algún momento de nuestra existencia como niños, teníamos capacidades para percibir ese mundo astral evidenciado en los cuentos de hadas, pero la oposición e incomprensión de nuestros mayores se limitaban a no querernos escuchar y a negar nuestras historias.

¿Cual fue nuestra reacción?

Lo mas sencillo fue olvidar y enterrarlo en nuestro subconsciente. Afortunadamente las facultades no desaparecen, solo fueron olvidadas. Y nos están aguardando para traerlas a la conciencia y cultivarlas.

¿Para que?

Para ayudarnos a tener un panorama mas amplio de la realidad, siendo que “la realidad” aceptada solo para la tercera dimensión es tan estrecha y limitada, que resulta empequeñecida ante la vastedad de la realidad astral. Conjuntamente las dos realidades, la Física y la Astral, integran el mayor tesoro de aprendizaje y conocimiento para las generaciones actuales y futuras y solo falta una adecuada consolidación de ese conocimiento, mientras aguardamos a un tercer mundo o universo de realidad, el Universo Mental.

¿Cuál sería la mejor actitud que podrían adoptar los padres de hoy en día, respecto al tema en cuestión?

Entre otras consideraciones queremos aportar alguna que puedan servirles de guía:

• Negar la realidad de que los niños si perciben, aunque los Adultos no, generalmente lleva a los pequeños a dudar de si mismos y a cuestionar sus dones, llegándose al punto de desestabilizarlos emocionalmente.

• Ese mundo percibido por los niños se llama Mundo Astral, donde la vida tiene otras leyes y otras formas de manifestarse, pero que es tan real como el mundo tridimensional.

• El hecho de que nosotros los adultos no tengamos habilidades para percibir ese mundo, no justifica que no exista o que neguemos su existencia, para nosotros mismos y para las demás personas o generaciones. En todo caso es una buena oportunidad para informarnos acerca del tema, abrir nuestra mente, romper algunos paradigmas o dogmas y disponernos a disfrutar de una realidad mas amplia e infinita en posibilidades.

• Desestimar lo que los niños ven, sienten o perciben del mundo astral, generalmente tiende a confundirlos en relación a todo aquello que están aprendiendo, para consolidar sus capacidades de razonamiento, análisis y percepción de la “realidad”. Un niño confundido deja de tener una adecuada comunicación con las personas que le rodean, porque le invade el temor de estar “equivocado” respecto de todo aquello para lo cual no encuentra eco en sus mayores. Se vuelve retraído y quizás hasta este pasando por periodos de espanto o miedo por no saber como manejar esos asuntos.

El desarrollo de facultades espirituales como la videncia, clarividencia, telepatía, los viajes astrales, la clariaudiencia y todo lo que tenga que ver con el dominio de las “mancias”, definida por el diccionario RAE como “adivinación” “practica de predecir”, depende solo de dos factores a saber:

1. Haber nacido con tales facultades, ser conciente de ellas y descubrirlas, pulirlas, cultivarlas y cuidarlas sin morbo ni malicia y en general exentas de cualquier sentimiento de tipo egoísta, porque las facultades son dones y dichos dones son Regalos con los cuales vienen dotadas determinadas personas, pero no para hacer gala, presunción o mal uso, sino para desarrollar algún servicio a favor de la humanidad.

2. Trabajar ordenada y arduamente en el desarrollo espiritual de si mismo, mediante la lectura y comprensión de libros especializados como “Conversaciones con Dios” de Neale Donald Walsch, “Muchas vidas, Muchos sabios”, de Weiss Brian, los libros de Alice Bailey, los de Helena P. Blavatzky, El Kibalion de Hermes Trimegistro y muchos otros, que van despertando en la persona el conocimiento olvidado.

En síntesis y para ambos casos, podemos decir que las facultades o dones despiertos, representan la mejor forma de decirnos que un ser humano tiene una adecuada expansión de conciencia y una evolución espiritual que lo ubica por encima de la generalidad de la gente, pero esa sola condición representa al mismo tiempo una libertad y una responsabilidad muy grande, que tienen como objetivo ser mejores servidores de los demás.

Todo aquel que presuma facultades espirituales o paranormales despiertas, debe cuidar de no abordar el tema con ese orgullo de la gente ignorante, porque para estos seres, la ley de Causa y Efecto es mas evidente, precisamente porque no se trata de seres ordinarios.

De la misma manera en que consideramos de vital importancia permitir el desarrollo habilidades psíquicas en los niños y que las manifiesten, va una recomendación importantísima que hacemos y es la de que por ningún motivo se debe permitir ni favorecer condiciones y situaciones para que los niños tengan encuentros con la Tabla Ouija. Hasta donde se sabe, la Tabla Ouija es la puerta que fácilmente cualquier persona, por desconocimiento de causa puede abrir, propiciando de esta manera la fuga de entidades del bajo astral, hacia el mundo Tridimensional.

Como todo esto sucede sin un discernimiento adecuado y bajo la ignorancia acerca de la peligrosidad que reviste esta práctica, tales puertas se quedan abiertas y mas entidades seguirán saliendo para vagar por nuestro mundo, afectando la psique, el sueño, el razonamiento, el descanso de las personas, sobre todo en el entorno donde haya una Guija, aunque ésta no este siendo manipulada.

¿Porque suceden estas fugas de entidades?.

Durante los miles de años que tiene la humanidad sobre la tierra, siempre están muriendo personas dentro de una variedad de vibraciones y revoluciones mentales, emocionales y espirituales, de tal manera que las mentes de aquellos que han vivido marcadamente en las frecuencias mas bajas y densas, salpicadas de fuertes impulsos emocionales, como avaricia, violencia, envidia, morbo sexual, manipulación, odio, drogadicciones, alcoholismo y muchas mas, generalmente no se pueden despegar una vez ya desencarnados, por lo que siguen buscando entre los vivos y en los mismos lugares que frecuentaban, las formas de poder expresar, revivir o vivenciar las emociones que experimentaron en vida, es decir, que continúan atrapados en sus propias emociones, contrarias al Amor. En otras palabras es “el infierno”, antes de poder trascender a verdaderos planos de Luz.

¿Y como lo hacen?

A través de la posesión y de la mediumnidad. En resumen, si nuestros hijos hablan de que ven “señores chiquitos”, “Ángeles”, “seres con alas”, “niños que los observan, juegan con ellos o simplemente amiguitos”, fantasmas y a los abuelos que ya murieron y que ni siquiera conocieron en vida, por favor no nieguen lo que les cuentan, mas bien escuchen, estén atentos, ellos necesitan ayuda, necesitan opiniones enaltecedoras, no castrantes, para validar lo que perciben y si no se sienten capaces de actuar adecuadamente lo recomendable es buscar la orientación de una persona versada en el tema.

Cada día, mas y mas niños en el mundo tienen la capacidad de ver lo que nosotros solo imaginábamos y lo que parecía fantasía a los ojos de los adultos. Ahora nuestro hijos y nietos pueden percibir y percatarse de ese mundo, sin necesidad de escuchar las viejas historias de las abuelas.

De este modo es muy probable que a través de ellos, nosotros como adultos, podamos recobrar lo que nos fue negado cuando niños.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s